Filippo Giusti

"Cuando me propusieron presentar una obra que hablara sobre el periodo que estamos atravesando, periodo en el cual el mundo entero se vio arrodillado ante un enemigo invisible, lo primero que se me vino a la mente fue pensar que de todo esto puede haber una consecuencia positiva para nuestro desarrollo personal y, por ende, para nuestro futuro. Quizá porque he visto a estos últimos meses confinado en casa como una oportunidad: la oportunidad de tener el tiempo necesario para reconciliarme conmigo mismo. El tiempo para poder despejarnos de la niebla acumulada durante los días pre-covid19, y con ello volver a ver con claridad nuestro verdadero ser, que con los años dejamos de ver con precisión.

Es así que traduje esta sensación en la imagen de mí mismo después de haberme duchado —la regadera para mí es siempre un momento de meditación muy productivo— y con una pasada de mano, aclaro mi reflejo nublado por el vapor. En este momento vuelvo a reconocerme. Los colores usados para representar el espacio en el que me encuentro, han sido alterados de la realidad, en representación de lo surreal que es la situación actual, mientras los tonos de mi cuerpo tienden a ser realistas. Esta diferencia de colores nace de la necesidad de subrayar la diferencia entre el mundo exterior y el interior.

Mi esperanza es que este cuadro les pueda transmitir, de manera mucho más eficaz que estas palabras, los sentimientos albergados dentro de mí durante esta cuarentena.

¿Alguno de ustedes ha experimentado una sensación similar?"

Filippo Giusti

Earth Oddity

2020

óleo sobre lino

90 x 55 cms

PROGRAMA TAIDE presenta "Relatos de artistas, Filippo Giusti"

Filippo Giusti (Livorno, Italia, 1990)

Filippo Giusti nació en Livorno, ciudad en la costa de la Toscana, Italia. Comenzó su carrera como actor, graduándose de una de las mejores escuelas de teatro en Italia y trabajando al mismo tiempo como fotógrafo. Fue la combinación de estas dos artes lo que le hicieron un “pintor de 360 grados”, ya que gracias a la actuación adquirió valores como la empatía, el humanismo y la sensibilidad; y con la fotografía, los principios de perspectiva, luz, teoría del color y composición de la imagen.

Desde hace tres años vive en San Miguel de Allende, México, donde encontró el lugar ideal para desarrollar su arte inaugurando su estudio en el interior de la Fábrica La Aurora, uno de los centros de arte y cultura más importantes de México.

A pesar de ser un artista autodidacta, la convivencia con artistas dentro de la “Fábrica”, su amistad con el pintor Santiago Carbonell y con el coleccionista Thomas Saliba (quien colaboró con CY Twombly en sus últimos 10 años de carrera) han sido de gran ayuda para su crecimiento como pintor. Sin embargo, Filippo atribuye su conocimiento y considera como sus “verdaderos maestros” a los pintores del pasado debido a las innumerables horas que pasó en los museos de Florencia y Roma durante sus años en Italia.